Narrativa

Beñat Arginzoniz

Pasión y muerte de Iosu Expósito

«Pasión y muerte de Iosu Expósito» narra los últimos días del guitarrista de la ya mítica banda Eskorbuto. El autor retoma con esta novela, como ya hiciera en su libro «Agua para los muertos», la temática lumpen y marginal.  Un texto por donde transitan personajes como Roberto Moso, Ladys Ramone, o Jabi Arroyo,  que acompañan a un Iosu enfermo pero que no se resigna a morir. Situados en la margen izquierda del gran Bilbao, una juventud sin futuro atrapada en un ambiente deteriorado por el paro y la droga, quema sus días en las calles. Anécdotas, vivencias reales, y recuerdos del propio autor donde, después de veinte años, se entremezclan la ficción y la realidad.

Arginzoniz revive a un Iosu tocado por la lucidez de la agonía, radiografiado por la muerte. Se trata de una carrera contra el olvido. Alejado de tópicos biográficos y con la voluntad de prosa por la que se caracteriza el autor bilbaino, este libro nos sumerge en el corazón de un hombre que, enfrentado a su final, nos da su verdadera medida»

Montero Glez

El gol más lindo del mundo y otras piezas futboleras

«El fútbol es un juego; la literatura, otro y, por pelotas, ambos dos están condenados a entenderse. Desde que los chinos inventasen tan glorioso deporte han sido abundantes los guiños que los plumillas hemos dedicado al balompié. En la antigüedad clásica, griegos y romanos jugaban con una vejiga de buey inflada a pulmón y envuelta en trapos. Antífanes, en su teatro, manejaba expresiones como «pelota larga», «pase corto» o «pelota adelantada». Shakespeare recurre al fútbol en su Comedia de los errores y también lo hace en el Rey Lear. Maquiavelo jugaba al fútbol en Florencia y Nabokov lo hará en Rusia, de portero, puesto literario donde los haya y que también ocuparía Albert Camus en Argel. Incluso el escritor Peter Handke utilizó una metáfora para explicar una posición en la vida a partir de una posición en la cancha de juego. El miedo del portero ante el penalti. Y de seguir con los guardametas, cómo no recordar a aquel marinero en tierra, Rafael Alberti, que brindó uno de sus primeros poemas al guardameta Platko...».

Montero Glez

El almanaque incendiario

«En este diario Montero Glez reflexiona sobre la literatura, sobre el proceso creativo de su propia obra y sobre su lucha lucha diaria por sobrevivir. Unas páginas llenas de intensidad donde se desahoga, se indigna, nos habla de sus sueños y nos impele a luchar por los nuestros».

Jon Arretxe

Morto Vivace

«14 de julio, fiesta nacional en Paris. Para celebrar la noche, los integrantes del Coro de Ópera de Biarritz van de cena en un bateau-mouche por el río Sena. Pero, inesperadamente, aparecerá en la superficie del agua el cuerpo descuartizado de uno de los miembros del coro. Los inspectores Perrot y Martínez se encargarán de esclarecer la muerte; negro uno, y magrebí el otro, ambos son policías duros a los que les gusta demasiado el ambiente del barrio de Pigalle. Tan pronto como comiencen a trabajar en la investigación ésta se les enredará, pues nada es lo que parece. Nuevos e inesperados sucesos comenzaran a acontecer con ritmo vertiginoso».

Copyright © El Gallo De Oro Ediciones 2016